Al correr el riesgo de perder sus propiedades en un periodo de tiempo corto, es necesario aplicar medidas específicas para asegurar el transporte y traslado de mercancías perecederas.Estas mercancías pueden ser alimentos como frutas, carnes, pescado y lácteos, además, las flores, farmacéuticos, ...